7 cosas que ni tú ni tu pareja deben hacerle jamás a tu zona íntima.

Una de las partes más delicadas del cuerpo y que las parejas deben cuidar es la zona íntima. Este espacio del cuerpo puede verse afectada si se colocan productos peligrosos o si es que no se sabe cuidar de su higiene.

Tener relaciones es algo muy divertido y entretenido, pero si no se sabe cuidar de la zona íntima se podría poner en peligro toda la vida sexual de una persona. Mira estos siete errores comunes que la mayoría de personas comete.

1. Ducharte después del sexo. Obviamente debes asearte, pero no como algunas divas piensan que, metiéndose agua en su cosa hacen un mejor aseo. No debes introducirte agua, si lo haces alteras el pH y eliminas las propiedades que tiene tu cuerpo como protección a ciertos ataques biológicos.

2. Meterte objetos. Ni por broma, ni curiosidad te metas objetos de vidrio o de plástico en tu zona, peor dejar que otros te introduzcan. Si tanto es el gusto de meterte objetos, elude los de plástico y los de vidrio, más bien utiliza los de acero inoxidable.

3. Utilizar los dedos. Como sabrás los dedos son parte de la mano y por lo general siempre están expuestos a cualquier suciedad o contagio. Si introduces tus dedos o dejas que alguien los haga estas ingresando impurezas y bacterias a tu organismo.

4. Tinte de cabello. Pintarse el vello púbico, en los últimos tiempos, está muy de moda, pero debes saber que esto es muy peligroso para tu salud, incluso te puedes morir. La zona íntima de las mujeres es muy débil a los tintes, por lo que debes evitar esto, si no quieres sufrir de alguna enfermedad monstruosa.

5. Utilizar cremas o pastas como lubricantes. Jamás en la vida utilices o consientas que tu pareja se ponga pastas o cremas en su miembro, con el pretexto de que ahí va resbalar más suave. Estas cremas están elaboradas con químicos que suelen ser muy nocivos para tu zona íntima.

6. Piercing. Nunca utilices en tu zona intima objetos que tengan tendencia a contaminarte con alguna infección. Estos son muy peligrosos porque adhieren inmundicia con facilidad.

7. Utilizar ropa interior ajena. Quizá de repente te fuiste de paseo con tus amigas y te olvidaste de llevar tus prendas íntimas, no uses ninguna que no sea tuya. Tú no sabes si la chica que te presta sus interiores está bien de salud. Más bien no te pongas nada.